Ruta del Agua / Gran Canaria

La Ruta del Auga recorre parte de los municipios de Firgas y Arucas, desde los coladeros del Barranco de las Madres, hasta el casco urbano de Arucas. La traza de este recorrido está guiada por la Acequia Real de la Heredad de Aguas de Arucas y Firgas.

Esta acequia y los bienes que la jalonan conforman uno de los conjuntos más importantes del patrimonio hidráulico de Gran Canaria.

La antigüedad (S.XVI), la densidad y la calidad constructiva de los recursos asociados a la canalización , la convierten en arteria cultural de la comarca.

Junto a su borde y como parte del recorrido, unas vistas dominadas por el encajado Barranco de Azuaje, en cuyas laderas se sitúan cultuvos agrícolas mezclados con ejemplos de riqueza botánica que nos recuerda el mítico bosque de Doramas.

Las Palabras de los Sabios Guías Intérpretes nos transportan a otros tiempos, en los que la acequia era parte de la vida cotidiana, y punto de encuentro en lavaderos donde, la ropa blanqueada, era el telón dónde se reflejaban los gritos de los chiquillos, que jugaban con la corriente de las tranquilas aguas del tiempo.

Cantoneras, sifones, pozos, molinos, acueductos, casillas de aguas y un largo número de bienes a los que se suma un rico patrimonio intangible relacionado con la cultura del agua, en formas de medidas; de turnos de riego; de oficios vinculados con este recurso vital.

Conocer, recorrer la Acequia Real es caminar y sumergirnos por este cachito de la Historia de Gran Canaria, en los recuerdos de sus protagonistas.

Esta ruta dio origen a la Guía Canaria. Fue el primer vídeo que se editó desde la fundación.

Heredad de Aguas

Finalizada la Conquista de la Isla, y a partir del S.XVI, los primeros pasos de la colonización están acompañados por los Repartimientos. En la comarca Norte en 1.493, D. Tomás de Palenzuela es uno de los grandes beneficiados recibiendo tierras en la Vega de Arucas y Firgas.

Para el riego de las tierras de labor inicia las canalizaciones de aguas que surgían de las cumbres. Las acequias eran construidas con barro, a cargo de especialistas venidos de Madeira. Fueron génesis de la constitución del Heredamiento de Arucas y Firgas, el más grande de las Islas Canarias por su regulación y dulas.

Cantoneras

A lo largo de las canalizaciones de agua se construyeron las cantoneras para regular el reparto de caudales entre los herederos y sus tierras de riego. Son un ingenio hidráulico con salidas o bocas que se distribuyen y miden el agua y que presentan variada tipología. La distribución del agua se controlaba por rigurosos turnos, las dulas.

En la Heredad de Aguas de Firgas y Arucas destacan por la calidad constructiva, con fábrica de cantería labrada, que en el curso de la Acequia Real suman unas 118 cantoneras.

Presentación de la Ruta del Agua